82

A veces cuesta escribir, porque sabes (de manera consciente o inconsciente) que al pasar del esquema previo a las líneas previstas, descubrirás el fraude, descubrirás la diferencia entre el molde y los hechos, comprobarás que nada llega a ser tal y como lo habías ideado. Pues lo mismo ocurre en la vida. La tragedia está servida. Pero escribir a pesar de eso, pero vivir a pesar de todo, es asumir y alcanzar la parte de victoria que nos corresponde.


levantarse.jpg