Walt Whitman

Soy el poeta del cuerpo,

y soy el poeta del alma.

 

Los goces del cielo están conmigo y los tormentos del

infierno están conmigo,

los primeros los injerto y multiplico en mi ser… los

últimos los traduzco a una nueva lengua.

 

Soy el poeta de la mujer tanto como del hombre,

y digo que es tan grande ser mujer como ser hombre,

y digo que nada es tan grande como la madre de los

hombres.