A propósito de Llewyn Davis

Por una razón lógica a todos nos gusta escuchar historias de perdedores. La razón no es otra que la de hacernos sentir mejor al compararnos con tales protagonistas. Los Cohen nos sirven el retrato de un perdedor de primera. La película va por buen camino en todo momento, pero hacia el final se vuelve trascendente, y cuando Llewyn Davis se “cruza” con Bob Dylan, el asunto alcanza el éxtasis. Por momentos resulta tan desesperante como la vida misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s