Fisuras y búsqueda

Tu oronda pereza cerzena hasta la raíz del impulso de la acción. Todavía no hay antídoto, pero prometo seguir buscando por ti para acabar con tanto lenitivo, con tanta adormidera. Hace mucho que rechazas las distintas “naturalezas humanas”, pero te podrías colgar un cartelito que dijera: Dios me hizo con una costilla abúlica. Lástima que no creas en Dios, pero a este paso dejarás de creer también en las costillas. Una vez me lo dijiste a mí, ahora te lo digo yo: ¡Levántate y anda!
Lázaro, me voy a la cama.
Encontrémoslo, porque si no la tumba temprana mejor que la tardía es tu mejor destino, y no eres digno todavía de gusanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s