8

El ser humano es tan estúpido que por doquier incrementa el sentimiento trágico de la vida. ¿No acarreamos ya acaso suficiente desgracia en nuestro débil destino, como para que algunos se afanen en acrecentarla?
Lo dicho lo secundo tras de cualquier noticiario, luego me abro al mundo bello, y la herida cicatriza hasta poder vivir un rato más. Con Dostoievski: “Sí, denostado, degradado… ¡el hombre sobrevive! El hombre es un ser que se acostumbra a todo; ésa es, pienso, su mejor definición”. Una vez más: resistir. Pero lo que jode, hilando con lo anterior, es que no se resiste, no se sobrevive, al mundo, sino a otros. Una vida digna tan sólo debería enfrentarse al destino ineludible, no a las cadenas contingentes de otros. Una vida ya tiene suficiente consigo misma y con su mundo, no precisa de que unos hundan a otros. Una vida digna no debería exigir héroes. Y mientras esto no cambie, no hay fin de la historia y sí pura selva humana, y en ella, un objetivo: una vida digna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s