EL DECIDIDOR CONFUSO

Soy un Decididor.
Mi nombre propio es impronunciable en cualquiera de vuestras lenguas.
Me dedico a viajar de galaxia en galaxia visitando los planetas habitados por formas de vida inteligente, decidiendo si deben seguir existiendo, o por el contrario debo aniquilarlas.
Si el asunto por el que escribo fuera debatir con un Cuestionador, éste me exigiría saber, cuál es nuestro derecho para ir ejecutando o condonando a otras razas.
Yo entonces contestaría que lo hacemos porque podemos.
Nos enfrascaríamos entonces en profundas cuestiones ético-universales.
Pero no escribo por ese motivo.
Escribo porque los humanos me tienen confuso.
Escribo porque en cierta manera me tienen preso, a Mi, a un Decididor.
Escribo para justificar que aún no haya tomado La Decisión, que aún no haya abandonado el planeta y continuado con mi trabajo.
Llegué al planeta aquí llamado Tierra hace diez años humanos.
Desde el primer día entré en la confusión tan impropia de los Decididores.
Aún no he salido de ella.
Si no hubiera elegido salir a pasear con sus formas esto no me habría ocurrido.
Estaba a punto de ejecutar La Decisión para marcharme a otro planeta; estupidez, robo, traición, maltrato, asesinato, guerra, maldad…
La lista era interminable en un solo día.
Sin embargo elegí pasear con forma humana por la ciudad donde había sido destinado.
Entre la mediocridad observé a un padre que llevaba sobre sus hombros a su hijo. El padre entretanto cantaba al niño.
El niño entretanto dibujaba en una libreta apoyándose sobre la cabeza del padre.
Ambos eran felices. Uno era inocente. 
Cambié de opinión y no ejecuté a la raza humana, tampoco la condoné.
Desde entonces cada día despierto de mi descanso seguro de que al fin tomaré una decisión, cada día lo acabo confuso.
Tal vez, empiezo a pensar, ese padre y ese niño fueran un Cuestionador disfrazado.
Tal vez lo sean todos los motivos que han salvado a la especie humana hasta ahora.
O tal vez sólo quiera quedarme por siempre en este planeta, o al menos hasta que los humanos hayan decidido qué hacer con ellos mismos.
Me ahorrarían el trabajo más difícil de mi decididora existencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s