Proust

En busca del tiempo perdido 2; A la sombra de las muchachas en flor.
         
“Todo soldado está convencido de que tiene por delante un espacio de tiempo infinitamente prorrogable antes de que le maten; el ladrón, antes de que le cojan; el hombre, en general, antes de que le arrebate la muerte. Ése es   el amuleto que preserva a los individuos –y a veces a los pueblos−, no del peligro, sino del miedo al peligro; en realidad, de la creencia en el peligro, por lo cual le desafían en ciertos casos sin necesidad de ser valiente”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s