Rezumar

Hay momentos en los que siento mi intelecto a punto de reventar, pleno de ideas y sensorialidad; otros, al poco normalmente, lo siento tan vacío como el paraíso.
No hay modo de controlar estos excesos anímicos y sé que es mi sino desde hace muchos años, pues ni siquiera he encontrado mayor paliativo que el sueño.
¿Aprendo a vivir con ello? Si, si aprender es aceptar y conocerlo. No, si aprender es sentir y padecerlo menos.
En el via crucis de mi vida, cada paso es un encadenamiento rutinario de lo mejor a lo peor de mi, y vuelta a empezar, a la espera de un gran salto o de la resurrección misma sin pasar por la sombra de la muerte. Mi mundana felicidad espera salirse del camino que marca mi profunda racionalidad.
No hay nada más allá del juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s