1:45

[Escrito el 2.4.08]

Es difícil, si no imposible, encontrar un sólo “estado de cosas” (usado en un sentido muy amplio) que no se pueda definir por una palabra ahorrándonos largas descripciones. Saber esto sin embargo no quita para que tengamos que seguir usando esto último debido a la ignorancia de la palabra definitoria. Leer, y comprender, posee entre otras muchas virtudes, ese encanto de descubrir por un lado que otros pasaron ya por ese estado, y por otro, que la realidad puede dilatarse hasta límites inmarcesibles.
Dos, al menos, son los casos recientes que me traen aquí. Uno, descubrir que toda la idea de un relato de esos que algún día escribiré, está basado en una enfermedad rara (tan rara que me pensaba -iluso eterno- original) pero existente y perfectamente diagnosticada. Permítaseme que obvie tal idea y tal palabra, y más en el segundo caso pues aunque puedo recuperarla, ahora mismo es inaccesible. Dos, corroborar algo más que plausible, lógico, pero que sin embargo viene bien recordar: que todos o casi todos cuando de crear se trata, buscamos excusas para posponer esa obra. Y lo que es mejor, que procastinación es la palabra que define tal mal, que a mí particularmente me anula hasta una in-acción casi total. Pues bien, a ver cuando dejo de procastinar el relato de arriba y me animo a matar dos miedos de una vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s