Un comentario en “21

  1. No es una suposición, es cierto que llegué a tu blog después de esa noche en el Boss. Pero has sido víctima de una confusión distinta: la chica en la que te fijaste aquella noche no fui yo, sino Acoraida.
    Éramos dos, ¿recuerdas? Tú apuntaste tu blog en un papel y yo empecé a leerte de vez en cuando.

    Para serte sincera, no fuiste santo de mi devoción en un principio: Acoraida es mi pareja. Como comprenderás, no me sentí precisamente dichosa al vivir aquella situación. Cuando se hizo evidente tu interés en Aco, la conversación en la que participábamos cuatro personas (Aco, tú, tu amigo y yo) se dividió: tú pasaste a ir a por ella -por aquel entonces, tampoco podíamos considerarnos pareja-, mientras yo me entretenía hablando con tu amigo en un plano aparte. Tampoco te culpo por el atrevimiento. En realidad, no sabías nada y supongo que lo último que imaginaste es que teníamos una relación más allá de la amistad.

    Una vez explicado eso, te agradezco enormemente tu opinión sobre cómo escribo. Creo que todo el que escribe necesita de vez en cuando que alguien ajeno a su círculo reconozca el esfuerzo. Y nunca está de más una buen crítica para incentivar las ganas de continuar con la difícil tarea de la escritura. Respecto a esto, te recordaré unas palabras tuyas que me encantaron: “No se escribe por nada, se escribe por necesidad, pero también por orgullo”.

    Supongo que ya serás consciente de tu capacidad para expresarte y no creo que pueda decirte nada que no sepas -o no te hayan dicho- ya. Leyendo tu blog, me he percatado de que eres capaz de tratar cualquier tema de una forma muy tuya, y la mayoría de las veces resulta sublime.

    Te doy las gracias también por “la lección”. No encontré mi sitio en Cartagena, dudo que lo haga en Guadalajara y puede que tampoco me sienta realmente satisfecha en otro lugar, pero trataré de aprovechar lo bueno que salga de cualquier sitio donde me encuentre. Lo importante es vivir el presente con optimismo. De nuevo parafraseo tus palabras: “Lo importante siempre es lo que queda por delante, lo andado puede ser bonito, nostálgico, meritorio, pero la apuesta debe ser al presente, a ese presente que mira al futuro y le dice con descaro, te voy a hacer mejor, porque puedo y porque quiero”.

    Bueno, espero que algún día volvamos a encontrarnos en algún bar alcarreño y podamos reirnos de aquella noche en la que nos cruzamos por el Boss.

    Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s