24

Llevo una escala a todas luces preocupante: hace meses reté a Rilke -“¿Quién habla de victorias?” Yo, resistir no es suficiente. Y ayer reté a Dios (y no a uno cualquiera sino al judío-cristiano-musulmán), por mucho que me mastiques tendrás que escupirme.
Y lo peor de todo es que de momento les voy ganando: no sólo resisto pues a trompicones soy feliz, y estoy mordido pero fuera de la dentellada.
Es evidente que no se puede retar a Golliat sin ser David, así que me tocará hundirme antes o después, y sufriré las consecuencias de mi osadía en forma de nulidad en las letras, desdicha en la vida, e inanidad para la lucha. Pero la evidencia me la paso… pero la evidencia llegará más tarde que ahora, y cuando llegue, a sonreír y a buscar el gesto necesario para asumir la derrota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s