Ernesto Sabato

El propio Sabato como personaje escribe en, Abbadón el exterminador, agudas reflexiones sobre las angustias y las fatigas que atenazan a cualquier escritor, pero especialmente al joven, al que se inicia. Y como muestra la siguiente perla:

“No hay temas grandes y temas pequeños, asuntos sublimes y asuntos triviales. La misma historia del estudiante pobre que mata a una usurera puede ser una mera crónica policial o Crimen y castigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s