Fugas

Estoy muerto, pero nadie lo sabe.

Antes, logré escapar, conseguí el coche, pero se paró en mitad de la vía.

No fue un sueño, no soy un fantasma, el tren me arrolló, sentí cada hueso roto. Luego la nada.

Sin embargo, de alguna manera, la nada me devolvió entero.

Como mi muerte no invita a la lógica, tomé decisiones que tampoco. Regresé voluntariamente a la cárcel. Nadie entendía demasiado, yo no era una excepción.

Hoy comencé a cambiar por el principio, llamé a mamá, le dije te quiero y lloramos. Hacía tanto tiempo que no estaba tan vivo.


Átropos, Las Parcas o El Destino,
forma parte de la colección de las pinturas negras de Goya

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s