Un resumen para un año

Toda historia tiene cien tonos, cien posibilidades de ser contada, cien lados poliédricos. Un año es muchas historias. Un año es lo que quiero resumir aquí con cuatro trazos mal dispuestos, podrían ser cien, podría sumarlos y quizá me acercara más a la verdad desnuda, pero vestida o desnuda, la verdad no es gran cosa, apenas si es un estado de ánimo. Y el mío, quiere ser el que sigue.

2009 es una añada intensa, llena de matices y de fuerza bruta, los cambios se han sucedido en 12 meses con una fuerza poco común, y eso que en mis últimos años, cambio es lo que ha habido.

Vayamos a un resumen grosso modo: los seis primeros meses fueron de una felicidad casi plena, en lo personal fue inmejorable, y en lo laboral, en lo laboral se puede decir que resistí a la Academia de Colonia, y al final hasta me adapté. Julio fue el mes de la duda corroyéndome por dentro, y la respuesta que di fue la de que tenía que desprenderme de ella, no de la duda, sino de Ella. Agosto fue el mes en el que no sólo no me atreví, sino que me di cuenta de mi locura. Aposté fuerte por Ella. Los dos siguientes meses se llamaron derrota, mi apuesta fue a caballo perdedor, fueron los del derrumbe y la ruina de la relación. Además fue la búsqueda desesperada de un trabajo en una España en paro –al menos esto lo encontré. Octubre tuvo la secuencia final, el adiós a nueve años, y lo que fue todavía peor, la vorágine que me llevó a un laberinto del que todavía trato de salir, cada día, cada hora, casi cada minuto. Pero noviembre y diciembre han sido los meses en los que aprendí que entre suspiro y suspiro, toca disfrutar, y soñar, y por supuesto, escribir.

Este año fueron muchas cosas, quedará con perspectiva como el año en que lo dejamos, pero también como el año en que escribí mis primeras buenas historias, o al menos eso espero. Escribir es ya una necesidad que necesita ser saciada con regularidad, y espero que en el 2010 sea el primero en el que esa necesidad necesite ser saciada cada día, casi cada hora.

Has sido una añada agridulce año 2009, has sabido como sabe la vida, contradictoria. Brindo por ello. También por el dolor que abre el mundo hacia nuevos caminos. Ahora cada esquina sabe a posibilidad. Brindo por ello. Ahora el pasado huele a nostalgia. Brindo por ello. Ahora el presente ya no es paraíso, pero tampoco el mismo infierno. Brindo por ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s