Amor a la madre

No tenía intención de sembrar más dudas de las necesarias, por lo que antes de cerrar la puerta, volvió a cerciorarse de que todo estaba en orden; la cama hecha, los platos lavados, el suelo barrido, la ropa bien doblada… Su madre al menos no podría decir que era un abanto. Cerró la puerta y echó la llave. No se pudo quitar la incertidumbre de si regresaría alguna vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s