Amanecer

El ocaso del día anterior ya me había tocado, pero fue el amanecer quien me hundió… para renacer con una fuerza inesperada. Fue con aquel Sol creciente sobre el río, llenándolo todo de belleza, fue con aquella soledad rodeado de verde, azul y rojo, fue con mis miedos, mis dudas, mis esperanzas, fue cuando la mirada clavada en el horizonte no se apercibió de la figura que tras de mí se puso, y con un suave pero audible rumor, me habló.
              -Tenéis el mejor de los mundos posibles, y aunque tal vez ya no esté en el mejor de sus momentos, tendrás que decidir si puedes hacer algo para que lo primero continúe siendo así, o renuncias al reto.
Al darme la vuelta no había nadie, no había nada más que mi soledad y aquel esplendoroso paisaje que se me grabó en el corazón, y en la sangre.
Y ahora sigamos la lucha –dije  frente a quienes querían quitarme de en medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s