59

Tras el lloriqueo de mi amigo por la ruptura con su pareja, no pude callarme:

-Qué quieres que te diga, solo conozco dos palabras fijas e inmutables; una es “muerto”, y la otra, la paradójica “cambio”.

Aquella noche mi perogrullada no sirvió de mucho, y algo mejor nos fue con el alcohol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s