Synecdoche

Todo lo que escriba me parecerá insuficiente, así que seré breve. Lo que Charlie Kaufman logra en esta película es un recorrido por el todo. Tal vez nunca antes asistiera en tan sólo dos horas a tal alarde de intensidad, caos, incertidumbre, y resoluciones. 
Cuatro veces he intentado este párrafo, cuatro he fracasado, pues lo que escribo me parece que tiene relación con la película, pero que al mismo tiempo se escapa al núcleo, y es que tal vez eso sea Synecdoque, una esfera sin centro, sin corazón, sin lugar predominante. O tal vez desbarro, pues es eso y mucho más, es un universo en el que me pierdo, es un fluir de conciencia de la cabeza de ese genio de guionista, aquí director, que cobra sentido, o tal vez, hasta un doloroso exceso de sentido, fundiendo y superponiendo cine, teatro, realidad, ficción, sueño. 
Dejo de desvariar diciendo a aquel que se atreva a a ver la película tras leer estas líneas que no me declaro culpable del resultado, con seguridad tan distinto del mío, como lo es una vida de otra, o más allá, como son las casi infinitas posibilidades que una misma vida presenta aunque luego se construya sobre unas pocas decisiones. Quizá algo de esto quiso decir Kaufman, quizá no. En cualquier caso, yo si sé que quiero decirle gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s